Las raíces de Internet

Las raíces de Internet

mayo 17, 2022

Este Website usa cookies

Internet tiene una respuesta para (casi) todas las preguntas. Imaginemos que necesitas hablar, o, mejor dicho, conectar con familiares o amigos lejanos, llenar la despensa desde casa, programar una cita médica, o simplemente distraer tu mente en un scroll infinito por las aplicaciones de las redes sociales… En cualquiera de estos casos Internet está ahí para ti, tanto para hacerte la vida personal más fácil como para ofrecer innumerables beneficios a las empresas.

A pesar de la influencia y la ubicuidad de Internet en la vida cotidiana, ¿cuántos de nosotros sabemos cómo se inventó realmente?

Cada año, el 17 de mayo está dedicado al Día Mundial de Internet y, al mismo tiempo, al Día Mundial de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información. Más que un artículo, hoy rendimos homenaje a esta tecnología revolucionaria, revelando más sobre sus raíces en los años sesenta.

 

Internet tiene raíces militares

Las raíces de Internet se remontan a la década de 1960 en los Estados Unidos. En ese momento, el mundo asistía a la bipolarización global entre los EE. UU. y la URSS.

Por primera vez, ambas fuerzas cuentan con armas nucleares en su arsenal militar. El orden establecido tras el final de la Segunda Guerra Mundial se vio amenazado por el “conflicto” y la sociedad civil vivía en un clima dominado por el miedo y la desconfianza.

Con el lanzamiento del satélite soviético Sputnik 1 en 1957, la atención del Departamento de Defensa de EE. UU. se centró en la necesidad de un sistema de intercambio de información que no se viera afectado en caso de un ataque nuclear en suelo estadounidense. Así nació ARPANET (Advanced Research Projects Agency Network), la primera red de conexión que conectaba ordenadores y compartía información.

«LO» un mensaje emblemático que cambió la historia para siempre

Los esfuerzos y el trabajo de investigación de los mejores ingenieros y científicos fundaron el predecesor de la Internet moderna.

El 29 de octubre de 1969 marca la primera conexión entre ordenadores. A las 22.30 horas, Leonard Kleinrock, profesor de Ciencias de la Computación y pionero en la teoría matemática de las redes de paquetes, y Charley Kline, estudiante de programación, enviaron un mensaje desde un ordenador de la Universidad de California (UCLA) a Bill Duval, investigador de Stanford Research Institute.

El mensaje compartido debería ser » LOGIN«. Sin embargo, la conexión falló en el momento en el que este dúo de California escribió la segunda sílaba, cambiando para siempre la forma en que se compartiría la comunicación. » LO » ocupa hoy un lugar especial en la historia y en nuestros corazones.

Internet nació en un bar en el corazón de Silicon Valley

A pesar de los avances y éxitos a lo largo de su historia, ARPANET se enfrentó a un enorme desafío: Internet debía ser accesible desde cualquier lugar. En sus inicios, ARPANET no era móvil y operaba únicamente a través de rutas definidas y conexiones fijas. Como curiosidad decir que el UNIVAC 1 (Universal Automatic Computer) fue el primer ordenador digital comercial que captó la atención del público estadounidense en 1951. Este gigante ocupaba una habitación entera, pesaba alrededor de 13.154 kg y era capaz de realizar alrededor de 1000 cálculos/operaciones por segundo.

Si lograr que los ordenadores se conectaran entre sí fue un desafío, lograr que múltiples redes de ordenadores se comunicaran fue otro nivel de dificultad.

El 1 de enero de 1983 se considera el aniversario oficial de Internet gracias al establecimiento de Transmission Control Protocol /Internet Protocol (TCP/IP). A través de este conjunto de protocolos de comunicación, varios ordenadores de diferentes redes ahora podrían «comunicarse» entre sí. Sin embargo, mucho ha llevado a este avance.

En este contexto, podemos decir que Internet se inventó en un pequeño bar de California. Rossotti’s (hoy en día llamado Alpine Inn Beer Garden), era un antiguo salón de frontera, casi de cowboys, y el palco de este hito histórico. El 27 de agosto de 1976 un grupo de siete hombres y una mujer se encontraban allí reunidos alrededor de una terminal de ordenadores en una mesa de picnic en ese famoso bar de Silicon Valley.

El equipo fue dirigido por Don Nielson, quien colaboró con el Stanford Research Institute, un socio de ARPA. En aquel fructífero día de verano, el pequeño grupo fue el responsable de la gran experiencia que implementó la flexibilidad que caracteriza hoy a Internet. Una antena en el techo de una camioneta en el estacionamiento de Rossotti’s (California) transmitía datos divididos en paquetes en forma de señales de radio a una antena en la oficina de ARPA en Boston… casi como las modernas redes Wi-Fi.

¿Quién diría que la cerveza podría ser el combustible perfecto para las grandes ideas?