¿Innovaciones o fracasos tecnológicos?

¿Innovaciones o fracasos tecnológicos?

marzo 24, 2022

Este Website usa cookies

Eran innovadoras. O eso parecían. Muchas de ellas fueron pioneras en sus propios mercados y áreas. Abrieron el camino a nuevas vías tecnológicas y a la innovación. Algunos fracasaron un mes después de su lanzamiento. Otras fueron difundidas durante años antes de ser sustituidas.

Estas innovaciones tecnológicas también pueden ser conocidas como fracasos. Según la perspectiva del usuario, muchas de estas creaciones, por inútiles que se presentaran en su momento, acabaron permitiéndonos acceder a materiales y/o información que necesitábamos para avanzar en otros proyectos.

He aquí algunas de las innovaciones que, en nuestra opinión, tuvieron un impacto en el curso tecnológico de la historia.

 

AltaVista

En los primeros días de la World Wide Web, AltaVista apareció como el pionero de los motores de búsqueda. Fabricado por Digital Equipment Company en 1995, es el origen de varias técnicas en las que se basan la mayoría de los motores de búsqueda actuales. Se convirtió rápidamente en un éxito para sus usuarios al permitir el acceso a diez veces más páginas web que cualquier otro motor de búsqueda.

Fue el primer motor de búsqueda que permitió realizar búsquedas utilizando el lenguaje natural. Por ejemplo, cuando escribíamos una pregunta como «¿Qué es el desarrollo de software?», la búsqueda se centraba en las palabras «software» y «desarrollo» en lugar de centrarse en las preposiciones irrelevantes. También fue el primero en permitir la búsqueda de imágenes, vídeo y audio. Antes de su llegada, los usuarios sólo obtenían información en texto.

Lamentablemente, no tardó mucho en aparecer Google y destronar a AltaVista. ¿Qué ocurrió? Sus fans fueron su fin. Nadie sabía cómo trabajar con él y, con el tiempo, acabó quedando en el olvido y siendo poco utilizado. Y, tras pasar de compañía en compañía, acabó muriendo a manos de Yahoo en 2013.

En su último aliento, AltaVista ya era considerada una pieza clave de la web. A pesar de la falta de marketing, el cual era estratégicamente necesario, para superar a Google, AltaVista jugó un papel clave al aumentar las expectativas de los usuarios respecto a las búsquedas en la web. La caída de AltaVista es un cuento con moraleja para muchos negocios online. A pesar de ser el primero y uno de los más avanzados en su campo, se mostró falible sin sus millones de usuarios.

MySpace

En 2003 nació una red social que se convertiría hasta hoy en una de las más grandes que han existido. Nacida de 3 mentes jóvenes que trabajaban en eUniverse, en Marketing Digital, MySpace llegó como una versión mejorada de la red social Friendster.

Rápidamente creció en usuarios, y al año siguiente ya contaba con más de un millón de ellos. Su propósito de fomentar las relaciones entre sus usuarios y compartir anuncios online tuvo éxito con el acceso de más de veinte millones de correos electrónicos que eUniverse ya tenía en su base de datos. Era el lugar perfecto para promocionar anuncios de los productos de la empresa (marketing).

Las estrellas de la música y del cine se unieron a esta enorme red social. ¿Qué mejor plataforma para promocionar sus álbumes y sus muchos talentos, que una red que crecía en miles diariamente?

Hasta 2009 la red creció exponencialmente y sin rivales. Sin embargo, a pesar de que todo parecía perfecto para sus usuarios, surgieron dos grandes problemas: la burocracia dentro de la empresa y el crecimiento de Facebook. Las políticas corporativas, las tensiones internas y los despidos a gran escala fueron la ruina de la querida red social. Dos años después, la guerra con Facebook estaba oficialmente perdida y nuevas redes sociales acechaban en el horizonte, listas para ocupar su lugar.

LaserDisc

¿Cree que el DVD fue el primer tipo de vídeo en forma de disco? Entonces déjenos hablarle del LaserDisc

Lanzado alrededor de 1978, por DiscoVision, el LaserDisc surgió con el propósito de superar a las cintas VHS en calidad de imagen y sonido. Desgraciadamente, a pesar de su aspecto moderno y de su capacidad para presentar vídeo de calidad, su lanzamiento fue un fracaso.

Su tamaño era seis veces mayor que el de un DVD y su aspecto se asemejaba al de un vinilo, con una capacidad mucho menor, más frágil y más fácil de dañar. Debido a su peso y anchura, era necesario un mayor esfuerzo mecánico por parte del lector para hacerlo girar, lo que producía un sonido fuerte y desagradable.

Cada uno de sus lados sólo podía soportar una hora de vídeo, lo que significaba que para terminar una película era necesario parar y darle la vuelta a mitad de la misma. Los reproductores usados eran demasiado caros y ruidosos. Así que la tecnología del LaserDisc nunca llegó a superar a las cintas de vídeo. Sin embargo, fue una innovación tecnológica que permitió sentar las bases de los futuros (ahora presentes) CD, DVD y Blu-rays.